CONCURSO: Cuentos de Invierno

1º Bachillerato, Mireya Jimenez
 
UN REGALO POR NAVIDAD                               
 
Era invierno, y se aproximaba la Navidad. Ya estaban los anuncios de los juguetes, las calles con el alumbrado navideño, y todos los niños empezaban a escribir sus cartas para Papa Noel.
Era un niño con ocho años, llamado Daniel, se sentía triste, y no le hacia ilusión nada, todos sus amigos ya habían empezado a escribir sus cartas a Papa Noel, entre ellos hablaban de los juguetes que querían cada uno. Daniel tenia muy claro lo que quería pero sabía que qué a pesar de que era muy poca cosa para él era muy complicado y difícil que se la pudieran conceder y regalar. Todo el mundo le preguntaba que quería, que le gustaba para esta navidad, el siempre contestaba lo mismo:¨ mi mejor regalo es una cosa imposible de tener ¨, su madre se preocupaba cada vez más y aunque le preguntaba él nunca le decía que era ni que le pasaba.
   Un día su madre decidió ir a pasar el día a un centro comercial muy grande. Ella quería que Daniel se lo pasara bien y volviera más contento. En ese centro había todo tipo de cosas para divertirse, en él había un Papa Noel para que los niños se sentaran para pedirles los regalos. Él se sentó y le dijo lo que realmente deseaba para esa Navidad:¨ yo quiero que mi papá vuelva a casa por Navidad ¨, Papa Noel se sorprendió de que un niño como él pidiera esa cosa, cuando su madre fue a recogerlo, él se enamoro de ella. La casualidad era que ambos iban a ser vecinos días más tardes. Después de unas semanas siendo vecinos, ambos se hicieron muy amigos y el niño compartía mucho tiempo con él y tenía una sonrisa todos los días. Su madre cada vez le cogía más cariño hasta enamorarse de él. Acabaron pasando las Navidades juntos. El niño vio cumplida su petición. No volvió a pedir un papá ya que en esa Navidad lo había tenido junto con muchos regalos. Para Daniel fueron las mejores Navidades.


Invierno

-Ya suenan las calles de pasos con prisa
De pasos de escarcha,
Ya amanece el día de blanco color.
 
 
Ya la lluvia moja los campos de trigo,
Los campos de Pascua,
Ya aparece un sueño de dulce sabor.
 
 
Ya la luz de alba amanece helada,
Helada y despierta,
Ya resuena un canto que nos da fervor.
 
 
Ya las flores sienten medio adormecidas,
Dormidas y bellas,
Ya una rosa fría presume entre todas llena de valor.
 
 
Ya los niños ríen llenos de alboroto,
Alboroto y dicha,
Ya una ardiente leña nos mantiene juntos y nos da calor.
4º B Jose Antonio Moreno


Te deje marchar

-Lo intenté en mi mundo, en mi norte, en mi descanso, en mi libertad, en mi fantasía, pero no pude encontrarte. Pensé que llegarías, sin buscarte, de repente, todo el mundo lo encuentra, todo el mundo lo logra, pero no llegaste.
Aprendí a vivir sin ti , sin tus caricias , sin tus ojos, sin tus manos ,a pesar de imaginarte mil veces. Pero hoy perdí la esperanza, no me preguntes porqué no lo sé, volvía a casa como cada tarde y te vi lo más curioso es que ya no te conocía y lo supe al instante, en que te deje marchar

4º B Jose Rodriguez Cornejo

Jose Antonio Jimenez
 
Era una tarde fría de invierno, cuando de pronto oí: José, José, llegó la hora. Mis compañeros y yo salimos corriendo hacia el salón principal, y allí estaba tan grande y hermoso como ningún otro , era el mejor árbol de navidad que había visto en todos mis años de orfanato, Isabel, que era una de las profesoras, nos dijo que si queríamos que el árbol quedara bonito del todo, lo tendríamos que decorar nosotros mismos; así que no nos lo pensamos dos veces nos pusimos manos a la obra. Allí no todos eran huérfanos y por eso algunos se iban con sus padres pero siempre nos quedábamos los mismos, yo los envidiaba sanamente, porque ellos tenían familias, un hogar, muchos regalos, pero en cambio los demás nos teníamos que conformar con soldaditos de plomo y un par de chocolatinas.
Llegó el día de nochevieja y todos comíamos en el gran comedor, ese día no se vería caldo de repollo sobre la mesa sino buenos manjares, pan, incluso carne. Cuando terminábamos de cenar todos los niños y niñas nos íbamos a jugar a la calle a celebrar año nuevo. Aunque en verdá nuestro día favorito en todo el año era el día de reyes, aquella mañana Lucas me despertó muy temprano , y a hurtadillas fuimos hasta el gran árbol para ver nuestros regalos, y allí ya estaban Antonio, Manolo, y otros más; Fernando gritó:_¡un coche de bombero¡_entonces todos nos abalancemos sobre los regalos y empecemos a quitar los envoltorios de las cajas misteriosas. Ese año fue muy diferentes a los anteriores porque, no recibimos soldaditos ni chocolatinas sino un coche de bomberos y una nueva muda, aquellas navidades fueron especiales, todo pareció como un sueño echo realidad.
 
                                                                                  FIN
                                                                     

SUEÑOS DE INVIERNO
 
Había una vez una niña llamada Cristina de ocho años que vivía en Angola, un pueblo de África. Cristina siempre estaba soñando con la nieve porque le encantaba, pero al vivir en Angola ahí nunca nevaba y a veces ni llovía. Un día Cristina estaba en su habitación y de repente vio como una luz por la ventana. Al rato apareció un muñeco de nieve que le dijo a Cristina: "te quieres venir conmigo, es que me he enterado que te encanta la nieve y a la nieve es donde te voy a llevar". Cristina se fue con el muñeco de nieve. Allí al lugar donde fueron Cristina se lo pasó perfectamente, al regresar otra vez a su casa el muñeco de nieve le dijo: "a partir de ahora todos los años en invierno voy a venir a por ti". Al rato se oyó como un ruido y Cristina se despertó y vio que todo era un sueño pero al mirar por la ventana vio nieve en ella y Cristina dijo: "esto no ha sido un sueño, ha sido realidad".
 
 
                                                             Jonathan Sánchez Nevado 4ºA


                                                                   UNA NAVIDAD EXTRAÑA
 
Era un día como otro cualquiera, iba yo caminando con mi bici por el campo cuando fui a ver una casa abandonada. Al entrar en ella noté como un escalofrío recorría mi espalda. En aquella casa había cosas muy viejas pero bien conservadas, al rato de estar en la casa oía voces pero no le hacía caso creyendo que era el MP3 que me lo había dejado encendido pero comprobé que estaba apagado y el móvil se encendía y se apagaba solo, las pilas del reloj se habían gastado y cuando fui a por mi bici estaba dando vueltas ella sola. Yo, al asustarme, salí corriendo y entonces escuché una voz que me decía "no tengas miedo, no te vamos a hacer nada". Entonces me escondí en un armario viejo de la casa y por una rendija vi a unos fantasmas de botellón, así que cogí y me uní a ellos y todos nos emborrachamos con agua.
 
 
 
                                                                Jonathan Ramírez 4ºC


SUEÑOS DE INVIERNO
 
Era diciembre, me acababa de levantar y faltaban muy poquitos días para que fuera Navidad. Cuando bajé a la calle estaba todo blanco y no se veía nada de nada, ¡hacía un frío!, estábamos a -2º cuando de repente empezó a nevar, entonces me subí a mi csa para que terminara de nevar para hacer un muñeco de nieve pero estuvo nevando todo el día y por la noche igual.
A la mañana siguiente empezamos a hacer un muñeco de nieve y cuando terminamos empezamos a jugar a una guerrilla de bolas de nieve. Acabamos muy cansados de jugar y nos fuimos cada uno a su casa.
Pasaron tres días cuando ya era Nochevieja. Me esperaba un día muy duro. Por la mañana quedé con mis amigos para jugar un rato, fue uno de mis mejores días, por la tarde me fui a casa de mi tía porque la noche la íbamos a pasar allí. Mientras que mi tía y mi madre hacían toda la cena, yo me fui con mi primo a dar una vuelta y a hacer tiempo hasta que llegarán las diez o por ahí. Comimos y nos pusimos las botas, ya no podía más y a las doce nos comimos las uvas y después estuvimos todo el rato bailando, cantando, etc. Nos acostamos muy tarde.
 
                                                  Jesús Mozos Mañas 4ºC
   
          NAVIDAD MUY PELIGROSA
 
Una noche muy oscura (porque no había sol) iba andando por mi barrio, había mucha niebla y apenas se veía nada. De repente pasé por un callejón, se oían voces que me decían todo lo que había soñado el día anterior y es que soñé que un día por la noche que había mucha, pero que mucha niebla venían dos coches, uno enfrente del otro, sin las luces puestas y entonces ese día al día siguiente se hizo realidad porque me pasó y de repente las voces que oí me decía "hoy vas a ver lo que en tu vida has visto".
Entonces ese día llegó porque se chocaron los coches pero afortunadamente los coches daban vueltas de campana pero dentro, por lo visto, no había nadie.
Al día siguiente de todo lo ocurrido, yo caminaba con mi mujer otra vez pasé por el mismo callejón y ya no se oían las voces del otro día y ya sentí que me dieron un pellizco en la piel y me caí de la cama por soñar tonterías.
 
 
                                                       Héctor Fernández Rivera 4ºC

      SUEÑOS DE INVIERNO
 
Era una noche de invierno, hacía frío y nevaba. Era un pueblo de apenas cien habitantes, y entre ellos había una chica llamada Sara. Ella era muy soñadora, y quería viajar por el mundo dando regalos a los menos afortunados.
Una noche Sara estaba acostada, un golpe en su tejado la despertó. Ella muy asustada se levantó de su cama y miró por la ventana, pero no vio nada. De repente aparece en la ventana una persona que brillaba, una especie de ángel y llamaba a la ventana. Sara como era muy buena persona dejó entrar al ángel, aunque estaba atemorizada.
El ángel empezó a hablar con ella y a decirle que por ser tan buena persona iba a poder realizar su sueño, que él la iba a llevar a repartir regalos a los niños más pobres. Subió al tejado y allí le esperaba una especie de carruaje lleno de regalos.
Estuvo toda la noche repartiendo ilusiones por esos sitios que no tienen nada. Al llegar el amanecer Sara volvió a su casa para poder dormir un poco y que sus padres no se dieran cuenta. Sara estaba muy contenta, había realizado su sueño. Al darle las gracias a aquel espíritu de la Navidad, él ya había desaparecido.
Por la mañana se despertó y fue a desayunar y disfrutar de aquella blanca Navidad con su hermano pequeño.
Gracias a aquel ángel pudo disfrutar de la Navidad en familia y deseaba que la próxima Navidad volviera a suceder lo mismo. Por la noche mientras dormía imaginaba cómo sería la cara de aquellos niños al ver sus juguetes.
 
                                                       Estefanía Navas Calero 4ºA


SUEÑOS DE INVIERNO
 
Una mañana oscura y fría de pura nieve, cuando me levanté vi todo lleno de nieve, las calles estaban preciosas porque además todos los balcones y todo estaban llenas de luces de Navidad. Entonces cogí mi cartera para irme al colegio porque ya era el último día de instituto e íbamos a hacer una fiesta y a despedirnos de todos. Nos lo pasamos muy bien haciéndonos fotos y jugando con la nieve. Así nos despedimos todos los compañeros. Volví a mi casa para comer en familia. Esa noche soñé que estas navidades tendrían que ser mejor que ninguna y que en los Reyes me iban a regalar algo muy bonito. Pensé que estas navidades tendrían que estar llenas de nieve porque la anterior mañana había sido precioso con la nieve y todas las luces colgadas en todas las casas y todo el mundo ahí jugando; la verdad es que era precioso todo lo que estaba soñando. Llegó el día más grande: Nochevieja, nos lo pasamos genial con mi familia: bailando y pasándolo muy bien, la verdad es que me encantó. Llegó el día de los Reyes y la verdad es que me regalaron muchas cosas y muy bonitas todas. Y ya se acercaba el momento de volver al instituto otra vez. Así es que volvimos y esas fueron mis vacaciones: habían sido una de las navidades mejores.
 
                                                                        Debora Domínguez Olmo 4ºA


SUEÑOS DE INVIERNO
 
Todo comienza en una ciudad llamada Valdemorillos. No solía nevar por allí, por eso las navidades pasaban algo desapercibidas. Bien es verdad que había mucho adornos y luces por sus calles.
En una casa de esa ciudad vivía un chico llamado Eustaquio Ataulfo Atanagildo. Estaba marginado, porque en su colegio se metían con él, le pegaban y le hacían burlas, grababan vídeos y los colgaban en Youtube.
A Eustaquio le llamaban el "muerdealmohadas". Estaba a punto de suicidarse. Sus padres, sin embargo, no le ayudaban, todo lo contrario. Cuando no sacaba buenas notas le castigaban sin comer, porque suspendía hasta el recreo. También llegó a tener tres enfermedades, sólo se ha librado de una, pero aún padece Cáncer y SIDA. A pesar de todo, Eustaquio creía mucho en la Navidad aunque lo único que recibía por regalo eran 12 kilos de carbón que no se come.
En la noche del 24 de Diciembre decidió mirar por la ventana y cuando vio una estrella fugaz pidió un deseo. Al día siguiente todo fue distinto. Vio regalos debajo del árbol y los abrió con mucha felicidad, pero lo más sorprendente es que su rostro había cambiado, y cuando miró su DNI ponía en su nombre "Miguel Ángel", el nombre que él había desado tener. Su deseo se hizo realidad y vivió feliz para siempre.
 
                                       Arturo Cortés Delgado 4ºC
SUEÑO DE NAVIDAD
 
 
Aquella mañana me levanté rápidamente, me lavé los ojos, la cara y el pelo. Bajé corriendo las escaleras y cual fue la desgracia que al bajar por el quinto escalón tropecé y los escalones restantes los bajé rodando.
La luz de la mañana entraba en las ventanas reflejándose en los muebles, la televisión....
Preparé el desayuno como todos los días: un poco de leche y tres cucharadas de cola-cao, como todos los días me dejé la mitad.
No me había dado cuenta pero se aproximaban las ocho y cinco y aún no me había vestido, subí rápidamente y me vestí.
La casa parecía un circuito de carreras, de arriba a abajo, de izquierda a derecha.
Salí corriendo en dirección al instituto, cuando llegué al instituto me di cuenta de que había ido sin mochila, me esperaba una buena...
Lo más sorprendente era que todo el mundo había desaparecido del pueblo, todo estaba desierto, casas, bares, oficinas, lo único que había era nieve.
Cuando me desperté tenía las piernas en alto y la cabeza apoyada en la moqueta.
 
                                                          Alejandro Montañés Sánchez 4ºA
UNA NAVIDAD DISTINTA
 
Hoy es un veintiuno de diciembre, el dia de las vacaciones de Navidad.
Al parecer unas vacaciones como otras cualquiera,menos para Ainhoa, para ella
es la primera NAvidad que pasa sin su padre.
 
Ainhoa tiene ocho años y desgraciadamente su padre murió e un accidente de coche volviendo del trabajo en el mes de marzo,
Tenian mucha conexion entre ellos.Cuando ainhoa tenia 3 añitos su padre le regalo un oso de peluche para que le hiciera compañia cuando el no estubiera y poco antes de morir el padre de ainhoa le prometio que los reyes magos le traerian un compañero para Bolita,su osito de peluche.
Ainhoa y su madre lucia empezaron con la limpieza de Navidad antes de colocar el Belene y poner el árbol, haciendo esa limpieza encontraron la agenda de su padre en la cual lleva siempre con el una foto de ellas.La amdre de ainhoa pretendia hacerle las Navidades mas llevaderas posibles para ella, colocaron el árbol como tods los años, pusieron el Belen,cantaron villancicos pero siempre con su padre en el corazon.
 
Las Navidades fueron pasando poco a poco y se iba acercando el dia de Reyes.Ainhoa recordaba la promesa que le hizo su padre como si fueses ayer el dia que estubieron hablando.
La noche de Reyes comenzço a nevar con fuerza mientras ella y su madre cenaban y continuço asi toda la noche.Ainhoa se fue a dormir abrazada a Bolita y pensando en su padre y si cumpliria o no su promesa desde el cielo.En mitad d la noche ainhoa oyó un rudio extraño que procedia del salón, se levantó corriendo de la cama y se dirigió hacia alli:
Todo estaba en orden pero Ainhoa se quedo embobada mirando un gran paquete con un lazo rojo,cuando se iba acercando a el su corazon le latia mas fuerte, se agachó y lo abrió;dentro del gran paquete estaba el osito que su padre le habai prometido y Ainhoa esperanzada en ver a su padre fue corriendo hacia la puerta pero al abrirla no habia nadie, cuando se disponia a cerrarla oyó la voz de su padre que le decia que la queria mucho que las promesas nunca se rompen y que cuidara de su amdre que pornto volverian a estar juntos.
 
Virginia Sánchez Fernández 1ª I

NAVIDAD INOLVIDABLE
         Caía la noche y un gran manto de nieve, cubría la ciudad. Una ciudad tranquila, donde sólo los murmullos de los vecinos más curiosos se escuchaban en la oscuridad. Tras una ventana de madera, medio caída, de una casa bastante pobre, se podía observar dos niños huérfanos, que observaban como los copos bajaban lentamente como si estuvieran bailando una danza. Estaban ansiosos por que llegara el día de navidad, ya que en estas fechas se sentían más abrigados por el calor navideño. Pensaban que esta navidad sería como cualquier otra.
A la mañana siguiente, bien temprano, los niños se despertaron muy contentos, cogieron unos guantes y unas bufandas, algo rotas por el paso del tiempo, las cuales todos los años les regalaban las monjas que cuidaban de ellos, y salieron a jugar con la nieve, como todos los niños. Se pasaron horas y horas, hasta hicieron un gran muñeco de nieve y pidieron un deseo porque según la gente del pueblo, cuando se terminaba un muñeco de nieve había que pedir un deseo y se cumpliría el día de navidad, aunque sólo era una tradición, los niños así lo hicieron. Llegó la mediodía y como todos los años, los niños se iban a comer con las monjas, donde se juntaban con muchos amigos y pasaban las horas muertas hablando y jugando, tanto que se hizo de noche y decidieron seguir jugando con la nieve al día siguiente.
Durante la noche algo raro sucedió, y a la mañana siguiente (día de navidad), los niños se despertaron y bajaron para seguir jugando con la nieve, aunque antes abrieron sus regalos, como cada año, tenían guantes y bufandas para todo el año. Los niños se miraron con cara de tristeza, ya que les faltaba algo, ellos esperaban que se cumpliera el deseo que pidieron, era lo único que más deseaban en aquellos momentos, pero como suponían que no sería cierto que se les cumpliera, no les afectó mucho y decidieron salir a jugar con la nieve para estrenar sus regalos.
Salieron fuera y se quedaron boquiabiertos, al ver que el muñeco de nieve no estaba, ¿habría desaparecido? Entonces una de las monjas les dijo que mirasen bien, que a lo mejor con el viento se podía haber desplomado y estaría por el patio. Los niños se volvieron locos buscando y no encontraron nada, hasta que uno de ellos se fijó que había huellas de pisadas que iban hacia la casa, pero las monjas estaban fuera con ellos… entonces los niños muy felices entraron en la casa y vieron moverse al muñeco de nieve, ¡había cobrado vida! Los niños más felices que nunca fueron a abrazar al muñeco de nieve, ¡sus sueños se habían cumplido! Sólo pidieron un padre aunque solo fuera por un día y así sucedió, aunque sólo por un día, el muñeco de nieve fue como un padre para estos niños, y estuvieron felices por siempre.
         Mª de Gracia Arroyo Alcázar Nº 2/ 1º I 

 

Nombre: Alicia Moreno Castillejo

Curso:2º B
                            
                                    
                                         SUEÑOS DE INVIERNO
 
     Érase una vez un día de invierno como otro cualquiera. Silvia y Manuel hacía poco que se casaron y habían decidido celebrar su viaje de novios el día previo a la Noche Vieja. Llegó el día 30 y todo estaba listo para empezar, cogieron las maletas y se fueron rumbo a la estación de tren, donde cogieron uno que les llevaría hasta Sierra Nevada, pues Silvia pensó que en estas fechas estaría repleto de nieve donde poder esquiar. En mitad del camino el tren se paró repentinamente, y acto seguido se apagaron las luces. El maquinista anunció que se había ido la luz y que las líneas del tren se quedarían paradas hasta que volviese. Aquel día llovía a cántaros y todos los pasajeros estaban asustados. De repente se escuchó un extraño ruido procedente de la cabina del maquinista. Algunos de los pasajeros corrieron para ver qué ocurría y el grito de una mujer aterrorizada permitió saber a los demás que no podía ser nada bueno. Un hombre bastante alto y esbelto les comunicó que el maquinista acababa de aparecer apuñalado y al lado tenía una nota que ponía: “este hombre se casó hace 3 días, cualquier otra pareja recién casada que se encuentre en el vagón serán los siguientes”. Al escuchar eso, Manuel y Silvia se quedaron anonadados y buscaron a alguien para que les ayudase a salir de allí. Las puertas estaban totalmente cerradas y, a menos que se pusiese el tren en marcha, no se abrirían, así que buscaron otra salida. Lo primero que se les ocurrió fue buscar alguna salida de emergencia pero el criminal que asesinó al maquinista la cerró antes de que el tren saliese de la Terminal. El único recurso que les quedaba era romper una ventana, y para ello cogieron un asiento, lo estrellaron contra el cristal y este se quedó intacto. Nadie se explicaba cómo no podía romperse un simple cristal de un tren. Y de repente… !volvió la luz! El tren se puso en marcha pero la situación ahora era más grave: no tenían maquinista. Un hombre joven que viajaba en el tren sabía algo de maquinaria y se puso manos a la obra para intentar controlarlo. Afortunadamente encontraron unos planos donde explicaban el funcionamiento de los mandos y gracias a ellos pudieron manejar el tren como cualquier otro maquinista. Sin embargo, la situación seguía siendo tensa, pues el asesino se encontraba dentro del tren y nadie lo había localizado aún. Al parecer la única pareja recién casada eran Silvia y Manuel, y para salvarles, el nuevo maquinista frenó el tren y abrió las puertas para que pudiesen salir sanos y salvos. Se bajaron del tren sin saber dónde paraban, por suerte se encontraban cerca de un pueblo, donde se pararon a preguntar cual era el camino que debían seguir para llegar a su lugar de destino. Un anciano les dijo que Sierra Nevada estaba cerca de allí y les dio las indicaciones para poder llegar. Poco después encontraron un gran cartel que ponía: Puerto de Sierra Nevada. Al leer aquello la pareja se puso muy contenta y fueron en busca de alguna cabaña abandonada cercana donde poder alojarse durante algunos días. Tuvieron suerte y encontraron una que parecía tener unos 50 años, pero después de todo lo que les había ocurrido aquel día eso era lo que menos les importaba. La noche se les había echado encima así que decidieron deshacer las maletas y dormir hasta que se hiciese de día. A la mañana siguiente despertaron y cogieron ropa de abrigo para irse a esquiar, al fin y al cabo, era su viaje de novios y tenían que disfrutarlo al máximo. Pasaron un día estupendo pero lo mejor llegó por la noche. Aquella noche no era una cualquiera, era Noche Vieja, y para celebrarla se fueron al pueblo vecino donde disfrutaron de las 12 campanadas mejor que ningún año.
Y vivieron felices y comieron perdices.

UN OTOÑO MAGICO

 

 

Erase una vez una chica llamada cristal,a la que el otoño no le traía muy buenos recuerdos....todos sus malas momentos le sucedían en esta estación, donde la angustia, la soledad, la desesperación .....la invadían por completo. Pero como otro año mas ella intentaba que nada de esto le afectara, como todos los otoños ella siempre salía a dar largos paseo al jardín cuando de repente oyó un ruido muy extraño y vio detrás de un muro una silueta de una persona, cuando se acerco ya no había nada.

Al día siguiente bastante preocupada sin saber quien era la persona que se encontraba escondía detrás del muro, decidió volver a salir fuera pero ese día nada paso.

Después de varios días sin salir de casa a causa de su angustia y empatía, su madre esmeralda le aconsejo que saliera un rato a pasear pero cristal no se encontraba con bastante alergia , cuando en ese momento sonó el timbre de su casa , era un apuesto caballero que preguntaba por cristal.

Se acerco hacia la puerta y se quedo bastante sompredida al ver al caballero ya que era su amigo de la infancia con el que había pasado tan buenos y malos momentos pero sobre todo del que hacia muchísimos años que no veía.

Jorge como se llama el apuesto caballero le dijo a cristal que en todo este tiempo había soñado siempre con el día de volver a verla por eso se había presentado en su casa, para pedirle matrimonio, pero esmeralda no acepto ,no era el hombre de su vida y no quería hacerlo daño a Jorge .

Después de varios días cristal quedo muy marcada por aquel acontecimiento,y su madre esmeralda no sabia que hacer para subir el autoestima de su hija, pero cristal todavía se acordaba de aquella extraña sombra que vio fuera ,así que  volvió a salir para dar otro largo paseo en un día muy triste ,oscuro , y lleno de hojas caídas de los árboles pero a ella solo le importaba volver a ver aquella sombra y saber de quien seria.

Cristal se volvió a parar en el mismo sitio que la otra vez y volvió a girarse pero esta vez solo encontró un sobre tirado en el suelo se acerco y lo abrió dentro había una carta, en la que ponía que era  la persona mas bella del mundo, la estrella que ilumina el cielo en otoño, la alegría de mi vida, la ilusión de cualquier hombre y la persona con la que quiero vivir toda mi vida.Cristal al leer esto derramo unas lagrimillas ya que eran las palabras mas bonita que había oído en su vida cuando noto un susurro en su oído que le decía te amo cristal, ella se giro muy despacio y era un hombre muy guapo y apuesto, ella le dijo que de que la conocía y el le dijo que la conoció cuando el primer otoño de su vida salía a dar sus paseos a fuera y que desde ese otoño el iba todos los los otoños a verla. En ese momento Cristal no supo que hacer así que solo  se dejo llevar y beso con dulzura a aquel hombre .Ángel como se llamaba aquel hombre le pedio matrimonio a Cristal y ella acepto encantada ya que por dentro ella notaba algo especial que con jorge no noto.

Pasados 5 años Cristal ya no vivía los otoños de la misma forma ya que  ahora cada otoño salía al jardín de la mano de ángel y los dos juntos se fundían en un gran beso para recordar el primer beso que dio paso a una vida mejor.....

 

                                                                                                   Mª Pilar Nieto Escribano

                                                                                                                 1ºI 

EL NUEVO INVENTO
Era se una vez un hombre que se llamaba Juan. Juan era soltero y tenia un hijo que se llamaba Jaime, tenia 8 años y el padre lo tenía que cuidar por que la madre los abandonó. Un día el padre estaba muy borracho y se gasto todo el dinero en whisky y en el bingo y encima le quemaron la casa. Jaime no estaba ese día con su padre porque estaba con un amigo del colegio y se quedó a dormir allí. Al día siguiente Juan fue a por Jaime, el niño se fue con él y el padre le conto lo que paso y Jaime se puso muy triste. Juan tuvo que buscar un alberge. El primer día había mucha cola y no lo pudieron acoger, entonces Juan y su hijo se fueron al metro y se quedaron dormidos en un baño. Al día siguiente Juan fue rápido al alberge y esa vez si los acogieron. Juan baño a Jaime y se quedaron a dormir allí, Juan se puso a hacer un invento que trataba en un liquido que no contaminaba y sustituía el petróleo, estuvo muchos días seguidos trabajando hasta muy tarde y sin dormir. Lo llevó a un amigo que conocía a un científico y al científico le gusto mucho, entonces le dio mucho dinero por lo que hizo. Entonces con el dinero que Juan ganó, pudo comprar una nueva casa y así los dos pudieron rehacer sus vidas.

FIN

DE: Samuel Sánchez 1º D

 

            Sol en invierno
Los árboles desnudos,
mecidos por el viento,
me susurran al oido
¡ha llegado el invierno!
 
Adios, radiantes cielos,
adios, tardes estivales,
llegan los frios hielos
y las nieves invernales.
 
Los rayos de un timido sol,
asoman al despejar la niebla
intentan calentar la tierra,
despertar nuestro dormido corazón.
 
Y cuando el frio intenso,
vuelve al morir la tarde,
hemos conseguido arrebatarle
unas horas de calor invierno.


DE: Anais Duque 1º D

CARTA A LA NAVIDAD:
            Buenas noches querida Navidad, le escribo sentado al lado del fuego para agradecerle que año tras año esté ahí, describirla y pedirle unos deseos. Porque usted es la época de la familia, de la solidaridad, el bienestar, cenas, encuentros, vida, amigos, historias, es una fecha muy señalada en la cual me acuerdo de mis seres queridos de los que están y de los que no están, por desgracia. Eres época de recuerdos, en la cual, como cada año, y casi por las mismas fechas, en el puente de la Inmaculada recuerdo la navidad de años anteriores porque en esas fechas siempre coloco mi gran Belén, el nacimiento, el árbol, disfruto viendo los escaparates de las tiendas llenos de luces y motivos navideños. Algo me enseñó a vivir la navidad al máximo disfrutar de la vida y ser bondadoso, honesto… desde los nueve años llevo con ello, esto es la gran familia con la que vivo y convivo, el grupo scout en el que estoy me ha enseñado como comportarse en navidad y en la vida, los valores que se necesitan, ser caritativo, compartir… de la unidad de manada agradecer al patrón San Francisco de Asís, el primer belenista el cual en Greccio hizo del belén una tradición, a esta ciudad y gracias a la magia y fuerza de voluntad el año que viene si dios quiere visitaré con mi gran familia, con la que disfrutamos los días de la velada en la cual compartimos, nos conocemos mas de lo que ya nos conocemos porque en este mundo nada te deja de sorprender, con mis hermanos, entre comillas con los que empecé a los nueve años solo quedan cuatro y conmigo cinco.
Con mi familia, familia esto es muy parecido, tengo que dar gracias a mis padres de que en usted y para toda mi vida en su más integra plenitud los días de navidad me enseñaron grandes lecciones y valores inculcados por ellos, así es que darle gracias por la educación recibida, a mis abuelos que en las cenas escuchaba con atención sus grandes hazañas e historias, que gracias a usted recuerdo esos grandes momentos con estas dos grandes personas que ya no tengo. Pedirle gracias también por que es usted la única que une a toda mi familia la única con la que estoy con toda mi familia no hay otros días sino solo la navidad la cual comparto con ellos.
            Tengo quince años el año pasado fue una navidad algo dura, la cual me enseñó a hacerme mas fuerte, me gustaría que ésta, la que estamos a punto de celebrar sea muchísimo mejor que la anterior. Mis dos familias han crecido bastante, tengo nuevos familiares y en la gran familia gran cantidad de niños que sábado tras sábado me despiertan una mariposa en el estómago que me incita a dedicarme a este gran movimiento, scout soy y scout seré. Pedirte  que el viaje que va a hacer el grupo scout álamo es decir, el mío a Roma y alrededores y que este deseo que tenemos los pioneros y responsables en la cabeza se haga realidad.
            También pedirle lo de siempre para todos mis amigos salud, dinero y amor, para mi familia lo mismo, para mi gran familia, regalos, trabajo, buenas notas y más de lo de antes. Quiero hacerte mella en una persona que es bastante importante en mi gran familia es, un antiguo jefe de pioneros el cual me ha enseñado a controlarme, a crecer como persona y en una reunión en mi local me enseñó lo que era ser scout; gracias por todo, y espero que tenga lo mejor. Decirte también que se acaben las guerras aunque difícil, pero posible, entre todos podremos, el hambre, la pobreza, la delincuencia, y sobre todo a que este mundo sea mucho mejor empezamos el 2008, creo que es un buen momento de ser generoso con nuestra madre, la Tierra.
 
FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO 2008
 
                                                                              ÁNGEL PÉREZ MORENO

    
 
… Una vez más, por las fechas navideñas, al igual que las aves migratorias, mis pensamientos remontan el vuelo otra vez hacia ti, como todos los años al acercarse el nostálgico mes de diciembre. Y comienzo a recordarte con angustia, como si realmente existieras físicamente y te hubiera perdido accidentalmente por cometer algún error, cuando en realidad, hasta debería desconfiar de tu existencia, puesto que por buscarte solo he hallado más estímulos para alimentar mi desesperanza e incitar a mi desasosiego.
Cuando te busco solo encuentro un vacío en toda esta habitación.
Mi mente no sobreviviría al futuro en ésta despiadada montaña de nieve inconmensurable de amarga soledad, donde la nieve es arrastrada violentamente por el tormentoso viento de mi anhelo, que me entierra anualmente al llegar la navidad: pasaje emocionalmente agridulce, en el que al desearte, instintiva e inconscientemente, me siento como una cría indefensa de cervatillo recién nacida, que abandona a su madre y se aleja valientemente, dejando atrás su efímera madriguera, arrastrándose sobre la fría nieve, ajena a los incontables riesgos, hasta lograr llegar a la húmeda y esperanzadora primavera, donde las flores nacen, y se adentra en la misma montaña, inmensa e imprevisible, pero por el que su espíritu será seducido eternamente, por ser, y representar, la meta ineludible, aunque ambigua, que le da sentido a su absurda vida.
Aquella noche te sentí, y muy cerca, cuando sin saber por que el cansancio me podía, me dormí profundamente en el sillón; hacía tiempo que no te imaginaba pero de repente me viniste a la mente. Creía estar a tu lado con nuestros pequeños hijos que con tanta ansia esperábamos tener, sentados al lado de la chimenea disfrutando de los juguetes que los reyes habían dejado en casa. Todo era perfecto, esperábamos a los abuelos con la misma ilusión que los pequeñajos de la casa, para comer y jugar con los demás regalos que les traían. Por un momento creía que era realidad y tan solo era un sueño de navidad, todo era tan real que jamás imaginé que estaba soñando. Esta reflexión me sirvió paro volverte a imaginar ya que te perdí sin ponerme despedirme de ti y que en mi recuerdo quedaste como una huella de oso en un bosque cubierto con una manta blanca de nieve.
Solo te puede ver, tocar y besar en aquel momento pero si hubiera sido realidad no me hubiera separado de ti en ningún momento.
 
 
                                                                                      Azahara Baide Doblado
                                                                                              1ºJ    Nº1

El invierno ha llegado

con el frío polar

tan difícil de localizar

¡Tened cuidado!
 
Primero diciembre
es así desde siempre

las navidades han llegado

y el bolsillo me han pelado

 
Empieza enero

las castañas en el brasero

las rebajas, los reyes

y otra vez sin dinero
 

Febrero, tiene menos días que el resto

y como los regalos no han terminado

con San Valentín
la hemos cagado
 
Marzo

el invierno ha terminado

la primavera ha llegado

la alergia desespera

y tus ojos llorosos detrás de una visera

  2º B José Luis Medran

 
 
 

Era una fría tarde de invierno, blanca caminaba sola por el parque, cuando escuchó un ruido, aterrorizada salió a correr. Corrió y corrió pero notaba una sombra que la seguía, de repente preguntó:

-¿Quien anda ahí?¿Quién me sigue?

-Perdone joven, se le cayó el guante mientras corría, solo quería devolvérselo

-Gracias- dijo con un hilo de voz- no tenia porque haberse molestado

Los dos se sonrieron y Blanca se fue sorprendida a su casa, pensaba en por que ese muchacho la había seguido tanto tiempo sólo para devolverle el guante.

Al día siguiente Blanca fue de nuevo al parque, esta vez con su hermano pequeño para que pudiera jugar con sus amigos.

Mientras Blanca leía tranquilamente el mismo joven de ayer se sentó a su lado:

-¿Me estás siguiendo?-pregunto Blanca
-No, señorita, al contrario usted me sigue a mi
-No fui yo la que corrió para devolverle un guante
-Sólo quería conocerla

Los dos se quedaron mirando durante un tiempo hasta que jorge el hermano de Blanca llegó llorando al banco

-snif, snif. Ese niño de allí me ha tirado del columpio, snif, snif

-Jorge, no seas crío, no tienes que llorar por eso

-Jorge- dijo Guille el nuevo amigo de Blanca- no te preocupes vamos a echar a ese muchacho de allí

-si, si gritó Jorge muy contento

-ejem, chavalín creo que le has quitado el columpio al niño equivocado

-¿Y eso quién lo dice? ¿Tú?

-¡No! ¿Cómo voy a decir yo eso? Lo dice ese señor que está allí con una escopeta, que me ha dicho que ese era su columpio

el niño salió a correr de allí y Jorge se sentó en su columpio y empezó a jugar

-Gracias-dijo Blanca- pero no tenías que haberte molestado
-No es molestia-dijo Guille- quiero un favor a cambio
-dime

-quiero que vengas a este parque todos los días hasta el resto de tu vida

-Mm.-dudó un poco- todo por agradecerle haber ayudado a mi hermano

A partir de ese día Blanca y Guille se veían todos los días en aquel bonito parque hasta 20 años más tarde Jorge dejó de ir. Blanca se preocupaba era muy raro que fuese veinte años seguidos y de repente dejara de ir. Blanca decidió ir a su casa, al llegar llamó a la puerta, no le abrió nadie así que decidió entrar, le fue muy sencillo la puerta estaba abierta. Al entrar observó que todas las paredes estaban empapeladas con fotos suyas se dio cuenta que Jorge no sólo la quería como un amigo si no como algo más. De repente vio a Jorge tumbado en la cama sin aliento. Estaba muerto

-Nooooo-gritó Blanca- ¡no puede ser! ¡Jorge!
Y se puso a llorar

-Vamos Blanca despierta, despierta, que vas a llegar tarde al instituto, que hoy es tu primer día

- Si mamá

Blanca se dio cuenta de que sólo fue un sueño y que quería que algún día se enamorara como se enamoró en ese sueño

                                                                                                Por Sonia Ruiz López 2º B

 
 
 
Marcos era un niño como otro cualquiera, a todos los
Niños les gustaba la navidad, pero a él todavía más.
 
Marcos un día invitó a dos animales a una reunión,

                  un ave y una pantera, para q discutan a duración del

Invierno.
El primero decía que el invierno debería de durar doce
lunas y marchar de vez en cuando en busca de calor,

el otro decía que la duración tendría que ser de tres lunas ,

con lo q no sería necesario emigrar.
 
Marcos no sabía q hacer y dijo:
-¡Me lo pensaré y no os pongáis pesados!-
Al día siguiente Marcos se quedó pensando haber cuál
Era la decisión más correcta.
Al principio decidió que la mejor duración es de tres lunas,

pero entonces, la navidad con la q siempre sueña , no tendría

sentido ( si nieve…) pensaba.

Más tarde pensó que él ave era el q tenía más razón de los 2,

Pero se quedó pensando y decidió que eso era mucho, lo más

justo era diez lunas y así ni uno ni otro y todos contentos .

 
Así todos los niños disfrutarían como todos los años

2º B Jonatan de la Fuente

LA BATALLA DEL INVIERNO

 

Que grande eres guerrero, que matas al otoño y das vida al invierno.

 

De nombre eres solsticio gran viajero,

Que recorres estaciones como tren que va sin frenos.

 

En las noches navideñas, das el frió, das el hielo.

 

Que grande eres solsticio que grande eres invierno.

 

Adormeces los veranos oscureces los otoños y floreces primaveras con tus lluvias y retoños.

 

Que grande eres guerrero.


2º B Laura Menenses

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :